Transporte urbano de Madrid

Transporte urbano de Madrid

Además de caminar, hay cuatro formas principales de moverse por Madrid: Metro (metro), autobús (autobuses), taxi (taxis) y tren de cercanías (cercanías de RENFE), gracias a la EMT (empresa municipal de transportes).

Te sorprenderá gratamente descubrir que casi en cualquier lugar en el centro adecuado podemos llegar en menos de 45 minutos a pie.

Los taxis son omnipresentes y relativamente económicos, pero hay pocas razones para subirse a un taxi con un sistema de transporte público tan eficiente a su disposición. Lo más probable es que recurras a los taxis entre las 2 a. M. Y las 6 a. M.,

Cuando el metro está cerrado y no puedes soportar la idea de caminar hasta la parada de autobús nocturno más cercana.

Sin embargo, hay planes en marcha para que un sistema de autobuses nocturno circule a lo largo de las líneas del metro, lo que hará que los viajes nocturnos sean más manejables para las hordas de fiesteros de Madrid.

El metro y los autobuses urbanos operan bajo el mismo sistema de tarifas y boletos. La mayoría de los viajeros prefieren el metro, que es más rápido y confiable.

Los autobuses, en cambio, llegan a más puntos de la ciudad. Los trenes de Cercanías funcionan con un sistema de billetes y tarifas diferente; dependerás de ellos si necesitas llegar a las afueras, oa las afueras de Madrid.


El Metro de Madrid: 

El sistema de metro de Madrid, el «metro», es un referente en europa, y aquí os dejamos un artículo completo sobre cómo usar el metro de madrid.


Autobuses urbanos de Madrid

Los pases válidos para el sistema de metro son los mismos que usará para tomar los autobuses urbanos. Puedes comprar un billete en el autobús, en una estación de metro o en un quiosco o «estanco» (tienda de tabaco).

Madrid cuenta con más de 200 líneas de autobús que recorren toda la ciudad y llegan al aeropuerto.

Con tantas rutas, los autobuses de Madrid no son tan fáciles de navegar como el metro, y menos si no estás familiarizado con los nombres de las calles.

Pero no deberías tener problemas una vez que te familiarices un poco con la ciudad.

Cada parada de autobús tiene un mapa de la ciudad que marca las más de 200 rutas que necesitarías una lupa para descifrar.

Es mejor consultar los mapas que se publican por cada ruta, que nombran las calles que sigue cada línea de autobús y también indican las paradas de metro por las que pasa cuando corresponde.

Cuando se acerque la parada de tu autobús, asegúrate de presionar uno de los botones amarillos, porque el conductor no se detendrá si no hay nadie más esperando o bajándose.


Te puede interesar esté post sobre las estaciones de autobuses interurbanos y nacionales que comunican Madrid con el resto de España.